05.jpg
 

 Hace unos meses publicábamos aquí diversos listados con algunos de los peores naufragios que se han producido en la pesca española, buques de pasaje españoles, naufragios españoles en general, buques de pasaje en tiempos de paz y guerra etc. Pero nos faltaban los naufragios de la Marina de Guerra Española, de nuestra Armada. Vamos a reseñar aquí los naufragio...s más graves que ha sufrido la Armada Española durante los siglos XIX y XX. Cuando hablamos de naufragios nos referimos únicamente a accidentes de mar, no a acciones de guerra. Los datos están sacados de diversas fuentes: Lloyd´s, CN don Cesáreo Fernández Duro y nuestro archivo. Vamos con la relación de naufragios del siglo XIX:

1) Navío San Telmo. La peor tragedia en los últimos 200 años de la Armada Española es la desaparición del navío de 76 cañones San Telmo, en el Cabo de Hornos. El buque, al mando del brigadier don Rosendo Porlier, era un viejo navío de línea con nada menos que 41 años de servicio sobre sus cuadernas. Tras haber zarpado de Cádiz el 11 de mayo de 1819 rumbo a las provincias españolas del Pacífico, fue avistado por última vez por la fragata mercante Mariana el 2 de septiembre de 1819. Se desconoce cuál fue su final y se supone que se debió hundir en la zona del Cabo de Hornos. Sin embargo hay indicios suficientes que indican que el San Telmo pudo perderse por varada en Livingston Island, en la Antártida. Así al menos se deduce de las declaraciones que el descubridor oficial de la Antártida, el capitán inglés William Smith que encontró restos del naufragio de un navío de línea en uno de sus viajes. En todo caso 644 vidas se perdieron en el peor naufragio en la historia de la Armada Española aquel mes de septiembre de 1819. La desaparición del San Telmo, es uno de los grandes misterios del mar. Por cierto, fijaos lo que son las coincidencias; 100 años después, en septiembre de 1919 habría de producirse otra de las perores catástrofes marítimas de nuestra historia: el hundimiento del Valbanera.

2) Fragata Magdalena: La fragata de 38 cañones Magdalena, al mano del capitán de navío don Blas Salcedo se perdió por varada en la playa de Cobes (Vivero) el 2 de noviembre de 1810. 500 personas entre dotación, tropa embarcada y tripulaciones de otras embarcaciones naufragadas, perdieron la vida en el naufragio.

3) Fragata Juno: La fragata española Juno zarpó de Puerto Rico a Cádiz transportando fondos y un batallón del regimiento de Africa. Al mando se encontraba el capitán de navío don Juan Ignacio Bustillo. Al poco de zarpar se detectó una vía de agua en el pañol de contramaestre que fue agravándose hasta que el día 27 de noviembre de 1802 o primeras horas del 28 la Juno se hundió (tras haber perdido también el timón y haberse desatado un temporal en la zona) con las 425 personas que a bordo viajaban en las costas de Estados Unidos. Se salvaron algunos oficiales y granaderos que habían sido transbordados a un mercante americano que no pudo hacer nada por auxiliar a los tripulantes de la Juno . La Juno fue expoliada por caza tesoros pero afortunadamente España ganó el pleito contra los mismos en los tribunales norteamericanos. El caso de las fragata española Juno fue el precedente que permitió ganar el caso contra los golfos de Odissey no hace mucho. Una recomendación: si os es posible leed el relato que de este naufragio hace el CN Fernández Duro, probablemente el mejor de nuestros publicistas navales. Impresionante.

4) Crucero de Primera Clase Reina Regente. En marzo de 1895 se encontraba en Madrid una delegación del Sultán de Marruecos negociando con España las indemnizaciones que el sultanato debería pagar en concepto de indemnizaciones de guerra. Al entrar la comisión a una de las sesiones, un general del ejército abofeteó al jefe de la delegación mora por la muerte y tortura a la que habían sometido a un compañero suyo en la guerra. Para desagraviar al moro, el gobierno Español devolvió a la comisión a Tánger a bordo del crucero de la Armada Reina Regente, uno de sus más prestigiosos (al menos en apariencia) buques. El Reina Regente zarpó de Tánger al mando del capitán de navío Sanz de Andino, tras finalizar su misión en torno a las 10:30 horas del 10 de marzo de 1895. En el Estrecho se había desatado un enorme temporal. A unas dos o tres millas del puerto de Tánger, el crucero se detuvo. Después reanudó su marcha y nunca más se le volvió a ver. Desapareció en aguas del Estrecho con sus 405 tripulantes. Todavía no han sido localizados sus restos.

5) Fragata Asunción: La fragata de 38 cañones Asunción, al mando del capitán de fragata don Juan Domingo Deslobbes, se perdió por varada en las proximidades de Montevideo el 6 de mayo de 1805 mientras realizaba una misión contra corsarios americanos en compañía de la corbeta de 14 cañones, Fuerte. Tras una larga agonía, la Asunción se hundió con toda la tripulación que se encontraba a bordo, 294 personas, salvándose únicamente 22 tripulantes que habían abandonado previamente el buque.

6) Fragata Santa Leocadia: La fragata de 34 cañones de la Armada Española, Santa Leocadia embarrancó en la punta de Santa Elena cerca de Guayaquil la noche del 16 de noviembre de 1800. El buque, al mando del capitán de navío don Antonio Barreda, quedó atravesada al mar y tumbada a barlovento tras la varada. El buque transportaba 339 personas entre dotación, pasaje y prisioneros de guerra ingleses. 140 personas perdieron la vida en el naufragio y otras 48 resultaron heridas.

7) Bergantín San Antonio: El bergantín de 14 cañones, San Antonio, desapareció sin rastro en el Atlántico en agosto-septiembre de 1804. El pequeño buque iba al mando del teniente de navío don Manuel Rodríguez y en viaje de Coruña a las Antillas hizo escala en Tenerife, puerto del que zarpó el 20 de agosto de 1804. Su tripulación estaba compuesta por 120 hombres.

Corbeta Fidelidad: La pequeña corbeta de 14 cañones, Fidelidad, al mando del alférez de fragata don José Navarrete fue lanzada contra las rocas de la costa de la Isla de Luban, en Filipinas, tras quedar sin gobierno, por un huracán en octubre de 1821. 95 de sus 122 tripulantes perecieron en el naufragio

9) Bergantín Descubridor: El bergantín de 14 cañones, Descubridor, al mando del teniente de navío don Francisco Javier Quiroga desapareció en el Golfo de Méjico en viaje de La Habana para Veracruz en septiembre de 1917 con sus 119 tripulantes. Es posible que sus restos todavía a flote fueran avistados por el mercante Santa Ana que corría un huracán en la zona.

10) Bergantín Consulado. El bergantín de 14 cañones Consulado, al mando del teniente de navío don Cipriano Mauleón, se perdió por varada en la punta del Soldado, cerca de Veracruz, el 30 de diciembre de 1819 mientras realizaba labores del control de corsarios en el Golfo de Méjico. Perdieron la vida 100 de sus tripulantes.